Tips para evitar el peligro oculto de usar la misma toalla varios días seguidos

Si no cambias las toallas del baño periódicamente, podrías poner en riesgo tu salud.

¿Cada cuánto cambias las toallas y los toallones? La periodicidad debería estar en concordancia con la cantidad de uso, pero presta atención: si no las renuevas a tiempo, podrías poner en riesgo tu salud.

Cada vez que te lavas la cara y las manos, los microorganismos, bacterias y hongos que forman parte de la piel pueden quedar impregnados en la toalla.

Pero eso no es todo. Cada vez que la toalla queda húmeda, crea el microclima perfecto para que las bacterias se multipliquen, ya que el PH, la temperatura y el oxígeno es similar al de la piel.

Si eso sucede, la toalla puede generar hongos, moho y bacterias capaces de dañar tu piel, generar sarpullidos, infecciones y alergias.

¿Cómo evitar la generación de bacterias en tu toalla?

  • No compartas la toalla con otros miembros de tu familia.
  • Lava la toalla después de 15 usos, a temperatura alta para eliminar todas las bacterias y la suciedad.
  • Seca la toalla en lugares abiertos, preferentemente al sol.
  • Intenta no usar la misma toalla para el rostro y para el pelo.

20 tips de Narda Lepes para comer mejor

¿Te sobró arroz? Dos recetas deliciosas para aprovecharlo